Los gatos: expertos en amor sin apegos. Sus necesidades

Los amantes de los gatos sabemos que son seres especiales, mágicos, compañeros e independientes. A veces sanadores y enfermeros. Otras, amigos salvajes con quienes convivimos. Tienen algunas necesidades que los hacen únicos. Al adoptarlos, somos los responsables de cuidarlos y satisfacer sus necesidades, no solamente para que sean animales felices y satisfechos, sino además para que la convivencia sea armónica y gratificante para todos. Veamos algunas de sus necesidades básicas.

  • Animal territorial (un espacio propio). Los gatos necesitan habitar sus espacios, impregnarlos de sus olores y conocer cada centímetro. Si hay varios gatos en casa, a veces a cada uno le gusta tener su propio plato de comida.

  • Rutinas: no les gustan los cambios. Seguramente, habrás podido observar lo estresante que resulta para los felinos una mudanza, una visita, el cambio de muebles o simplemente una modificación de su rutina.

  • Limpieza y orden. Se acicalan una parte importante de su día y les gusta que su lugar esté impecable. Por eso es indispensable cuidar que su caja sanitaria esté limpia, sin olores ni desechos, diariamente.

  • Son cazadores. Es parte de su naturaleza, por eso es importante no retarlos cuando traen “regalos” como ratones, pajaritos u otros bichos. En cambio, les agradecemos y les pedimos que los dejen afuera.

  • Autonomía de entrada y salida de los lugares. Muchos convivientes con gatos conocen la sensación de sentirse el “portero” de su animal. Para eso son útiles las puertas gateras, que les permiten entrar y salir a su antojo, para evitar sentirse encerrados.

  • Tener un lugar alto para descansar (“gato de árbol”). Les gusta tener lugares para subir, descansar, jugar, trepar.

  • Silencio y sigilo: no les gustan los cascabeles que tanto gustan a algunos humanos, tienen un oído mucho más desarrollado que el nuestro y ese sonidito constante con sus movimientos les resulta incómodo.

  • Independencia para estar o no con sus humanos (ellos deciden, no forzarlos al contacto)

  • Relajación y situaciones de calma, evitando el estrés.

  • Lugares “nido”.

  • Juego, comunicación con su humano. Un gato necesita estímulos y usar su cabeza. Se le pueden ofrecer:

  • Rascadores: los necesitan para cambiar sus uñas y mantener acicaladas sus garritas.

  • Lugares para trepar

  • Juguetes y/o “cosas” para cazar

  • Contenedores de alimentos que se pueden llenar para que el gato tenga que pensar cómo hacerlo

Si estamos atentos a cuidar estas necesidades, seguramente nos lo agradecerán y retribuirán con afecto, presencia, ronroneos y convirtiéndose en bollitos de amor a nuestro lado de la cama. :)

Recientes
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2021 Verónica Kenigstein | Hablo con Animales

  • Logo WP business
  • Instagram
  • Icono de la aplicación de Facebook
  • YouTube Classic
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now